Cuando te atrapa el desánimo, te sientes triste o te invade la soledad nada mejor que ver una buena película para llenarte de alegría o motivación. Y esto lo sabe mejor que nadie Jaime Burque, psicólogo y autor del libro “Filmoterapia, 100 películas inspiradoras”, que ha presentado en el Colegio de Psicólogos de Madrid, acompañado por Ana María Fernández Rodríguez, Coordinadora del Grupo de Trabajo “Psicología y Artes Audiovisuales y Escénicas” del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y Manuel Burque, actor, humorista y presentador.

Suele ocurrir con frecuencia que nuestros padres, amigos u otras personas cercanas nos recomiendan cómo hacer frente a una situación que nos preocupa, pero por alguna razón, ignoramos su consejo. Sin embargo, cuando vemos una película que plantea la misma solución… le hacemos caso. Esa es una de las magias del cine, porque a través de su complejo entramado accede con rapidez a nuestros sentimientos y emociones, llevándolos a la superficie como un imán. Y esa es la base de la filmoterapia, que nos lleva a a replantearnos nuestra vida o a corregir actitudes que no nos hacen felices.

Jaime Burque decidió aplicar la filmoterapia en consulta a partir de su experiencia como psicólogo:
“Cuando comencé la consulta, después de salir de la universidad, rodeado de libros con mucha teoría, me di cuenta de lo duro que es motivar a la gente para que cambie. Un día, trabajando con un paciente, yo aplicaba la teoría cognitiva y el paciente no respondía. Yo seguía intentándolo y él ¡nada! Entonces me vino a la cabeza una película, Gattaca. Le puse una secuencia y el hombre vio la luz”.

 

Portada_libro_filmoterapia

 

Jaime Burque comenzó a investigar y descubrió que había libros de psicología que abordaban los trastornos psicológicos en las películas, pero no había ningún libro que le permitiera abordar el cine como terapia. A partir de ese momento comenzó a analizar películas y dos años después lanzó una página web, con más de 3000 películas catalogadas.

En 2018, ante el volumen de información recopilada en la web, se planteó escribir un libro, y ahí surgió el primer reto: reducirlo a 100 largometrajes. “No fue nada fácil”, afirma Burque “el cine tiene títulos maravillosos con los que se podría hace un libro de 500 o 1000 películas filmoterapéuticas”. Para la selección aplicó criterios como la calidad, la aportación psicológica, la diversidad de países y épocas, el equilibrio entre personajes femeninos y masculinos (descubrió que el cine está aún más desequilibrado a favor de los personajes masculinos de lo que parece a primera vista) y, por supuesto, que sean películas interesantes y atractivas.

RELACIÓN ENTRE EL CINE Y LA PSICOLOGÍA

 

Jaime Burque explica que la relación entre cine y terapia se remonta al nacimiento de ambas disciplinas a finales del siglo XIX. En 1895 nació el cine, de la mano de los hermanos Lumiére y solo un año después, en 1896, la teoría psicoanalítica. Desde ese momento, destaca el autor, “el cine se aprovechó de la psicología para nutrirse de temas”. Un torrente de trastornos psicológicos comenzaron a aflorar en las películas: complejo de culpa, adicciones, conflictos intergeneracionales…Pero un siglo después, en 1998, Martin Seligman, Presidente de la Asociación Americana de Psicología (APA) y fundador de la Psicología Positiva le dio un nuevo enfoque a la psicología al afirmar en su discurso inaugural como Presidente de la APA: “llevamos 100 años buscando por qué la gente está mal y cómo arreglarlo. Deberíamos analizar por qué la gente está bien y cómo mantenerlo”. Desde entonces, Seligman se ha dedicado a estudiar y clasificar las fortalezas que incrementan nuestra felicidad.

foto_página_libro_filmoterapia

Jaime Burque ha categorizado las películas alrededor de estas fortalezas, pero también alrededor del amor y el desamor, del mindfulness o del crecimiento personal. Muchos de los personajes de las películas incluidas en el libro “Filmoterapia, 100 películas inspiradoras “, muestran una o varias fortalezas psicológicas que favorecen una buena salud mental: humor, espiritualidad, resiliencia, pensamiento crítico, gratitud, etc. El libro presenta cada una de las 100 películas acompañada de una imagen y un breve análisis del tema. Aporta claves filmoterapéuticas, tales como éxito vs. fracaso, dilemas éticos, enamoramiento o zona de confort y las fortalezas psicológicas que lo acompañan: valentía, vitalidad, amor o mente abierta, por citar algunas. Una breve ficha técnica cinematográfica completa la presentación. El tiempo como terapia, ¿estás viviendo la vida qué quieres? o 13 beneficios del sentido del humor son algunas de las reflexiones intercaladas entre las películas que complementa algunos de los temas abordados.

Todas las películas incluidas en el libro ofrecen una interesante aportación, pero Jaime Burque destaca entre todas tres películas: “La Lista de Schindler por su impacto emocional y por pensamiento crítico, Capitán Fantastic en lo referente a cambio vital y en relación a amor y desamor: Olvídate de mí”.

Si bien el libro busca ser una ayuda para las personas que desean enfrentar problemas personales o que están interesadas en el crecimiento personal, es también un excelente recurso para identificar películas interesantes y estimulantes, que se ven enriquecidas por el análisis de Jaime Burque (en ocasiones por los comentarios de la también psicóloga Olga Burque) y su aplicación a la vida real.

“El cine a todos nos ha aportado algo en algún momento de nuestra vida: llorar, reflexionar, emocionarnos. Es lo bueno que tiene el cine” dice Jaime Burque. “El objetivo del libro es trabajar aquellas claves personales que necesitéis para entender mejor las relaciones, para salir de una crisis, para luchar por un objetivo o para llegar a ser más felices”.

Si te gustan las películas y te interesa el crecimiento personal este libro, sin duda, es para ti.

 

¿Quieres leer un libro con poderosas historias de superación?  Te recomendamos estos 7 libros