A veces sentimos que el mundo entero ha conspirado contra nosotros y que estamos solos con nuestros problemas. Ya sea una pandemia, una discusión con alguien querido, una decisión difícil o una pérdida, es difícil mantenerse positivo en momentos difíciles.

Lo cierto es que las cosas no siempre salen como estaban planeadas. Pero es importante en estas situaciones no perder la esperanza. Por eso, estos consejos te ayudarán a ser positivo incluso en momentos difíciles.

1. Recuerda los obstáculos pasados que has superado con éxito

Incluso si no nos gusta, en la vida pasamos por momentos difíciles, una y otra vez, que no podemos evitar. Probablemente recordarás algunas situaciones pasadas que han supuesto un gran desafío. Y también recordarás que has sobrevivido a ellas a pesar de todo. Eso significa que puedes hacerlo de nuevo. Y si te fijas en lo que te ha ayudado en el pasado, seguramente podrás aplicarlo a los problemas actuales. 

2. Concéntrate en lo que va bien 

A pesar de lo difíciles que sean las cosas en este momento, seguro hay algo que va bien. Puede ser algo pequeño, pero el tamaño no importa. En lugar de centrarte en las cosas más difíciles, las cosas que te están desanimando, elige enfocarte en las cosas, por pequeñas que sean, que en este momento te van bien. Hay cosas buenas sucediendo a tu alrededor, pero depende de ti abrir los ojos y buscarlas.

3. Cuídate

Tómate tiempo para ti. Especialmente cuando algo no va bien, debes tomarte tu tiempo y escuchar tu voz interior. Priorizar tu propia salud física y mental no es algo egoísta, al contrario: sólo cuando estás bien puedes estar realmente disponible para los demás. 

Así que haz lo que es bueno para tu cuerpo y tu espíritu. Y asegúrate de dormir lo suficiente, hacer ejercicio y respirar aire fresco. 

4. Haz un esfuerzo por interactuar

Cuando te invade el desánimo puede ser tentador permanecer dentro de ti y lejos de los demás. Pero esa es una de las peores cosas que puedes hacer por ti. Es posible que no tengas ganas de interactuar con los demás. Pero si te motivas a levantarte, salir e interactuar, sin duda mejorarás tu estado de ánimo. Y si las circunstancias no favorecen la cercanía física con los seres queridos, siempre tienes la opción de una vídeollamada. No dejes que tu infelicidad te detenga. Sal ahí fuera y da a los demás la oportunidad de animarte.

5. Anota todo por lo que estás agradecido 

La gratitud como emoción tiene una increíble fuerza que te hará pensar más positivamente. Puedes llevar un diario de gratitud todos los días o simplemente preguntarte, antes de dormir, por qué estás agradecido hoy. Pueden ser cosas muy pequeñas, como un día de sol radiante, la sonrisa de tu hijo o un nuevo proyecto que has comenzado. Encuentra al menos tres cosas. La gratitud desencadena una espiral positiva que te hace más feliz, más saludable y con más equilibrio.

6. Restringe el consumo de medios

Es importante estar bien informado, especialmente en la situación actual. Pero si prestas toda tu atención al contenido que te entristece o te enfada, no te estás haciendo ningún favor. En cambio, terminarás en un círculo vicioso donde resulte cada vez más difícil mantenerse positivo. 

Las redes sociales, Netflix o los videojuegos nos divierten cuando pasamos muchas horas en casa. Pero si le dedicas demasiado tiempo también te llevan a no hacer nada productivo durante todo el día, y eso también puede influir en cómo te sientes.

En su lugar, utiliza el tiempo para leer un libro, entrar en contacto la naturaleza, limpiar, o empezar un nuevo hobby.

7. Cambia lo que puedes cambiar y acepta lo que no puedes cambiar 

Hay situaciones en las que nosotros, como individuos, tenemos muy poca influencia. Y las cosas que no están bajo nuestro control nos pueden asustar. 

Así que concéntrate en las cosas de tu vida que puedes controlar activamente, no importa lo pequeñas que sean. Al mismo tiempo, deberías intentar aceptar lo que no puedes cambiar, incluso si no te gusta. 

Es posible que no puedas cambiar tu manera de pensar de la noche a la mañana, pero puedes entrenarte. El primer paso es hacer las cosas conscientemente. Y los recordatorios en tu teléfono y las rutinas también te pueden ayudar.

FOTO: Freestocks.org/ Pexels

Te gustará también:

Beneficios de la gratitud

5 Beneficios que te aportará la gratitud