El simple hecho de respirar, comer y vivir genera radicales libres. Estos radicales libres son necesarios para muchas reacciones que ocurren en tu cuerpo, pero si no se controlan bien pueden causar problemas. Los antioxidantes son moléculas que ayudan a controlar los radicales libres y prevenir el daño antes de que ocurra.

Las reacciones a los radicales libres ocurren continuamente en todo tu cuerpo, por lo que, tener antioxidantes presentes para mitigar este daño es extremadamente importante. Los antioxidantes benefician al cuerpo al neutralizar y eliminar los radicales libres del torrente sanguíneo. Para mantener el equilibrio, es necesario un suministro continuo de fuentes externas de antioxidantes.

 

¿Qué factores agravan la producción de radicales libres?

 

 

Hay dos fuentes de radicales libres que acentúan la producción de radicales libres.

A nivel interno:

  • la inflamación
  • el ejercicio intenso
  • el estrés

 

A nivel externo:

  • ciertos medicamentos
  • contaminantes del aire
  • la exposición a rayos X
  • el tabaco
  • ozono
  • químicos industriales

 

Beneficios de los antioxidantes para la salud

 

La teoría del envejecimiento a causa de los radicales libres afirma que el organismos envejece por el daño producido por los radicales libres a lo largo del tiempo. En otras palabras, cuanto más disminuyas el daño de los radicales libres, más lento será el envejecimiento.

Hay algunas pruebas que apoyan el papel de los antioxidantes en la salud. Por ejemplo, las personas que comen frutas y verduras tienen un menor riesgo de enfermedad y demencia. Las vitaminas, por supuesto, son esenciales para la salud y las deficiencias de vitaminas pueden conducir a enfermedades. La vitamina A ayuda a la visión, la función inmune, el metabolismo, la reproducción y la salud de la piel. La vitamina C es esencial para la síntesis de colágeno y muchas otras estructuras en tu cuerpo. La vitamina E también contribuye a la salud de la piel y los ojos y tiene un número de otras funciones.

Los carotenos y los polifenoles han demostrado una gran variedad de beneficios: función inmune favorable, protección del cerebro y estabilización de los niveles de azúcar en la sangre.

 

Ejemplos de antioxidantes

 

Hay tres tipos principales de antioxidantes que se encuentran en la naturaleza. Estos incluyen vitaminas, enzimas y fitoquímicos. Los antioxidantes más poderosos se encuentran en las plantas. Éstas producen antioxidantes para protegerse de la luz ultravioleta del sol. Hay una gran variedad de tipos de antioxidantes, incluyendo vitaminas, enzimas y otras clases de moléculas.

Vitaminas

Los antioxidantes vitamínicos incluyen la vitamina C, la vitamina A y la vitamina E.

Enzimas

Las enzimas antioxidantes incluyen glutatión, superóxido dismutasa y coenzima Q10 (ubiquinol).

Fitoquímicos

Otros tipos de antioxidantes son los carotenos (incluidos los carotenoides, como el licopeno y el betacaroteno), las xantofilas, como la astaxantina y la luteína, los polifenoles (incluidos los taninos, los flavonoles como la quercitina y las catequinas como la epigalocatequina-3) y el ácido alfa-lipoico (ALA).

 

Fuentes de antioxidantes

 

pimientos rojos y amarillo

 

Las vitaminas, los carotenos, los polifenoles y muchos otros antioxidantes se encuentran en los alimentos. Las plantas producen antioxidantes para protegerse de la luz ultravioleta del sol. Estos mismos antioxidantes en las plantas (vitaminas, polifenoles, carotenoides, xantofilas y otros) puedes usarlos para protegerte de los radicales libres generados en tu  cuerpo.

Vitamina A

Batata, mantequilla, queso, zanahorias, hígado, brócoli y espinacas

Vitamina C

Pimientos rojos, naranjas, limones, guayabas, brócoli, piñas, coliflor, col y melón

Vitamina E

Nueces, aceite de oliva, aguacates y algunas verduras de hoja verde.

Carotenos

Zanahorias, melón, tomates, brócoli, espinacas, col rizada, remolacha y muchas otras frutas y verduras de colores.

Polifenoles

Té, frutas y verduras, chocolate, aceitunas, uvas, aceite de oliva, vino, nueces, hierbas y especias

Enzimas

Los antioxidantes enzimáticos se forman a partir de aminoácidos. Por ello necesitas buenas fuentes de proteínas para proporcionar los aminoácidos esenciales que no produce tu cuerpo, tales como carne, lácteos, huevos, nueces y legumbres.

 

Diferentes antioxidantes benefician a diferentes partes del cuerpo

 

Debido a la amplia gama de antioxidantes en la naturaleza, diferentes antioxidantes proporcionan beneficios a diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, el betacaroteno (y otros carotenoides) es muy beneficioso para la salud ocular; el licopeno es beneficioso para ayudar a mantener la salud de la próstata y el corazón; los flavonoides son especialmente beneficiosos para la salud cardíaca; y proantocianidinas son beneficiosos para la salud del tracto urinario.

 

Antioxidantes y beneficios para la salud de la piel

 

La exposición de la piel a altos niveles de luz ultravioleta, como cuando se toma el sol en la playa, puede provocar envejecimiento prematuro de la piel y enfermedades de la piel.

La astaxantina, seguida de betacaroteno combinado con vitamina E, ha demostrado ser una de las combinaciones de antioxidantes más potentes para ayudar a proteger la piel del daño provocado por los radicales libres

 

Los antioxidantes, por tanto, son necesarios para llevar una vida sana y prevenir el daño de los radicales libres. Obtener gran variedad de antioxidantes procedentes de diversos alimentos parece una sabia opción .

 

La cúrcuma se ha utilizado durante miles de años, particularmente por sus propiedades antiinflamatorias, pero son muchos más los beneficios que ofrece esta especia. En este artículo te explicamos cómo te puede beneficiar su consumo

 

FOTOS: PEXELS/Massimo Sartirana – UNSPLASH