La cúrcuma ha suscitado en los últimos años un gran interés tanto en el mundo científico como en el ámbito de la salud natural. Las propiedades curativas de esta especia se han conocido durante miles de años, sin embargo, los mecanismos exactos de acción y sus componentes bioactivos no se han investigado hasta décadas recientes. La cúrcuma se ha utilizado en la medicina ayurvédica, particularmente por sus propiedades antiinflamatorias, pero son muchos más los beneficios que ofrece esta especia.

 

PROPIEDADES CURATIVAS DE LA CÚRCUMA

 

1. La cúrcuma como antiinflamatorio

 

Durante siglos, la cúrcuma se ha utilizado como medicina en la India, China y Sur de Asia por sus beneficios antiinflamatorios. Estas propiedades provienen de un polifenol llamado curcumina. Numerosos estudios han demostrado que la curcumina es beneficiosa en afecciones que cursan con inflamación. También se ha demostrado que ayuda a reducir la inflamación inducida por el ejercicio y el dolor muscular, mejorando así la recuperación y el rendimiento en personas activas.

Además de su actividad antiinflamatoria, se ha reportado un efecto positivo en la disminución del dolor en diversas enfermedades.

 

2. La cúrcuma como antioxidante

 

Sabemos que los antioxidantes son beneficiosos, pero ¿qué es exactamente lo que hacen? Los antioxidantes promueven la salud celular reduciendo los radicales libres y el estrés oxidativo. Los radicales libres pueden atacar a las células sanas, dejándolas permanentemente dañadas. El cuerpo reacciona mostrando signos de estrés oxidativo. Muchos factores pueden causar exceso de estrés oxidativo, incluyendo la actividad física. La cúrcuma puede ayudar a prevenir el daño al actuar como un poderoso antioxidante.

Aquí tienes más información sobre antioxidantes y dónde obtenerlos de manera natural.

 

3. La cúrcuma ayuda al sistema inmunitario

 

Otra razón para consumir cúrcuma es su efecto positivo sobre el sistema immunológico. El consumo habitual de esta especia es saludable y ayuda a proteger contra la infección, especialmente en el estómago y el tracto intestinal.

 

Propiedades curativas de la cúrcuma

 

4. La cúrcuma apoya la función hepática

 

Diversos estudios demuestran que la curcumina previene la concentración de lípidos en la sangre que pueden afectar al hígado. Otra efecto hepaprotector de la curcumina es su potente actividad antioxidante, que afecta a múltiples procesos relacionados con el hígado, además de reducir las concentraciones de ácido úrico.

 

5. La cúrcuma favorece la salud de las articulaciones

 

Una de las enfermedades asociadas con la inflamación, tanto crónica como aguda, es la osteoartritis (OA) o artrosis, una afección crónica de las articulaciones que afecta a más de 250 millones personas en todo el mundo.

Un estudio proporcionó evidencia científica de que la administración de extractos de cúrcuma estandarizados (1000 mg/día de curcumina) durante 8 – 12 semanas puede reducir los síntomas de la artritis (principalmente dolor y síntomas relacionados con la inflamación) y ofrecer una mejoría en los síntomas similares a los obtenidos con la administración de ibuprofeno y diclofenac sódico.

 

6.La cúrcuma apoya la salud digestiva

 

La cúrcuma se ha utilizado tradicionalmente para problemas del sistema digestivo y sus beneficios terapéuticos también se han confirmado en estudios clínicos.

La curcumina ha demostrado efectos benéficos en pacientes que sufren de enfermedad inflamatoria intestinal, dispepsia, y úlcera péptica. Otra dolencia gastrointestinal muy común para la que la curcumina ha demostrado ser eficaz es el síndrome de intestino irritable. Un estudio realizado con 207 adultos con síndrome de intestino irritable encontró que de los que tomaron curcumina diariamente durante ocho semanas tuvieron una mejoría significativa en sus síntomas.

 

7. La cúrcuma para la salud del cerebro

 

La cúrcuma puede ayudar a la salud del cerebro y a la función cognitiva. Un estudio en adultos sanos en el que se administró durante cuatro semanas una dosis relativamente baja de curcumina (80 mg/día, equivalente a 400 mg de cúrcuma diario) dio como resultado una mejora en el proceso cognitivo de los participantes. Una hora después de la administración, la curcumina mejoraba significativamente la memoria de trabajo y el rendimiento en tareas de atención sostenida, así como la lucidez, la reducción de la fatiga ocasionada por el estrés psicológico y la satisfacción general fueron significativamente mejores después del tratamiento con curcumina.

 

Además de los beneficios mencionados, numerosos estudios clínicos realizados a lo largo de los años han demostrado numerosas actividades terapéuticas adicionales, incluyendo propiedades coleréticas y carminativas, antimicrobianas, antiplaquetarias y anticancerígenas.

 

CÓMO TOMAR LA CÚRCUMA

 

Debido a que la curcumina es mal absorbida en el torrente sanguíneo varias formulaciones buscan aumentar su bioavailabilidad a través de complejos lipídicos. La curcumina es soluble en grasa, por lo que se absorbe mejor si se toma acompañada de un aceite o una grasa. En la medicina ayurvédica se administra conjuntamente con una especie de mantequilla llamada ghee. Otras estrategias para aumentar la absorción de la curcumina incluyen la ingesta simultánea de piperina, un conocido potenciador de la biodisponibilidad y principal componente activo  de la pimienta negra que produce un aumento de 2000% en la biodisponibilidad de la curcumina.

 

Si quieres más información sobre cómo prevenir el daño producido por los radicales libres no te pierdas este artículo

 

 

Fotos: Chinh Le-Duc-Unsplash/Rawpixel-Unsplash

 

NOTA:

Esta información se proporciona con fines meramente informativos. No pretende proporcionar o sustituir el consejo médico. Para cualquier problema de salud, consulta a tu médico.