Se ha demostrado que la cúrcuma ofrece una gran variedad de potentes efectos beneficiosos, actuando como un poderoso antioxidante e antiinflamatorio al tiempo que promueve la salud del corazón. Ante la gran cantidad de beneficios que ofrece, muchas personas se preguntan cómo pueden tomar cúrcuma. A continuación te ofrecemos 10 fáciles recetas para incorporar la cúrcuma a tu cocina.

 

1. Curry de pollo con calabaza

 

Las recetas con cúrcuma no solo aportan un un vistoso color dorado, sino que también potencian los efectos saludables de cualquier plato. Son especialmente efectivas con jengibre fresco, comino y cilantro. Esta deliciosa receta de The Natural Chef es muy saludable y llena de sabor.

Plato de POLLO Y CÚRCUMA

 

Ingredientes (aproximadamente 6-8 raciones)

  • 2 pechugas de pollo cortadas en cuadrados
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande, pelada y picada muy fina
  • 3 dientes de ajo picado
  • 1 ½ cucharadita de comino
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 500 ml de caldo de pollo, caldo de verduras o agua
  • 1 calabaza pequeña, pelada y picada
  • 2-3 cucharadas de jengibre fresco, rallado
  • 1 cucharadita de garam masala o curry en polvo
  • 1 lata de grasa de leche de coco (opcional)
  • ¼ cucharadita de polvo de chile suave (opcional)
  • 1 manojo de hojas de cilantro fresco, picadas, para decorar (opcional)
  • Arroz para acompañar

Calienta el aceite de oliva a fuego medio, agrega el pollo y saltea hasta que esté dorado, aproximadamente 5-6 min .Retira del fuego. Agrega a continuación la calabaza, las zanahorias, el ajo y el jengibre al aceite de oliva durante 4-5 minutos hasta que las verduras empiecen a estar tiernas. Añade el caldo, la leche de coco (opcional), el garam masala o curry en polvo (opcional), la cúrcuma y la sal hasta que hierva y luego deja cocinar a fuego lento durante 15 minutos. Añade el pollo nuevamente y cocina otros 4-5 minutos. Retira del fuego. Decora con cilantro (opcional) y sirve.

 

2. En leche tibia

Añade a una taza de leche caliente 3/4 de una cucharada pequeña de cúrcuma, un poco de nuez moscada, canela y azúcar de caña al gusto. La mezcla resultante es una deliciosa bebida que te permitirá relajarte después de un día agitado y te ayudará a dormir.

 

3. Como té

El té de cúrcuma se puede preparar a partir de polvo de cúrcuma o cúrcuma rallada (o molida). También puedes añadir jengibre picado o rallado.

Hierve 1 taza de agua. Agrega de 1 a 2 cucharaditas de cúrcuma molida, rallada o en polvo. Deja que la mezcla hierva a fuego lento durante aproximadamente 10 minutos. Cuela el té y déjalo enfriar durante 5 minutos. Puedes añadir miel o azúcar de caña para endulzarlo. Si lo deseas puedes añadirle unas gotas de limón o de lima. También puedes agregar una pizca de pimienta negra, que contiene piperina, un químico conocido por ayudar a promover la absorción de la curcumina y que puede proporcionar al té un delcioso sabor a especias.

 

4. En zumo

Mezcla en la batidora agua con raíz de cúrcuma fresca y raíz de jengibre. Añade zumo fresco de lima o de limón. Se puede endulzar con miel o azúcar de caña

 

Vaso de zumo frío con limón

 

5. En el desayuno

Añade crema de azúcar de caña y cúrcuma como un delicioso aderezo a tus tostadas. Rocía con aceite de oliva el pan, añádele 1-2 cucharadas de cúrcuma molida, una pizca de pimienta negra y cúbrelo con azúcar de caña al gusto. También puedes mezclar todos los ingredientes y guardarlo en la nevera durante 3-4 días para añadírselo posteriormente al pan.

 

6. Como reemplazo del azúcar

Si quieres consumir menos azúcar mezcla a partes iguales azúcar de caña y cúrcuma en polvo. Si vas a hornear algún postre sigue las instrucciones para la cantidad de azúcar indicada usando esta mezcla. Obtendrás un postre con menos azúcar y con un tono ligeramente naranja. Al ser la cúrcuma un equilibrador del azúcar en la sangre, amortiguará los efectos perjudiciales del azúcar.

 

7. En batido

Si te apetece una bebida fría y refrescante prueba este delicioso batido. Vierte en la batidora una vaso de leche o cualquier otra bebida no láctea. Añádele una manzana troceada, una cucharada de cúrcuma, una cucharada de avena y una pizca de pimienta negra. Perfecto para el desayuno, un refrigerio o incluso un postre.

 

8. Té cremoso de cúrcuma

Esta bebida caliente con cúrcuma te animará por la mañana, te relajará por la noche y te calmará en épocas de resfriados y dolores de garganta. También es una forma agradable de terminar una comida.

  •     1 taza de leche, leche de almendra o leche de coco
  •      1 cucharadita de cúrcuma
  •      1 rodaja de raíz de jengibre, pelada y finamente picada
  •      1/2 cucharadita de canela o cardamomo o ambos
  •      1 pizca de pimienta negra
  •      1/2 – 1 cucharadita de miel al gusto

Calienta suavemente la leche y añade las especias hasta que se caliente sin grumos. Cuélalo y añade miel ¡A disfrutar!

 

9. Batido de mango y cúrcuma

 

Vaso con batido de fruta

 

Ingredientes (2 -3 raciones)

  • 1 mango maduro pelado y troceado
  • 1 rodaja de cúrcuma fresca (unos 5 g) pelada
  • 2 – 3 cucharadas de azúcar de caña
  • 250ml crema de coco (opcional)

Coloca los ingredientes en la batidora y procede a batir. Refrigera o sirve inmediatamente. ¡Delicioso y refrescante!

 

10. Crema de zanahoria con aceite de oliva y cúrcuma

Ingredientes (2 -3 raciones)

La simplicidad de esta receta se ve realzada por el sabor que le aportan las especias.

  • 1/2 kilo de zanahorias, peladas y picadas
  • 1 cucharadita de sal marina, o al gusto
  • 350 ml de agua, o para cubrir

 

En una olla agrega las zanahorias, la sal y el agua. Cocina a fuego lento hasta que las zanahorias estén tiernas, de 10 a 15 minutos. A continuación, en una batidora, procesa los ingredientes hasta que la sopa se convierta en crema. Sirve y decora cada plato con una cucharadita de cúrcuma en polvo, 1/ 2 cucharadita de pimienta de negra y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, preferentemente arbequina, que servirás en forma de círculos. ¡Listo para comer!

 

Fotos: Unsplash/Pexels

 

Si quieres prepararte una bebida refrescante para hacer frente al calor, aquí te ofrecemos 7 sencillas recetas