A Martín LLade le conocemos, sobre todo, por su programa Sinfonía de la mañana, en Radio Clásica (RNE) y por presentar, cada 1 de enero, el Concierto de Año Nuevo, celebrado año tras año en Viena. Pero lo que quizá la gente no sepa es que Martín LLade es, además, un apasionado de la escritura y la literatura. Con 17 años ganó el Premio Rúa Nova de Narraciones Juveniles, un concurso que organizaba Caixa Galicia.

Actualmente escribe un relato diario para su programa de música clásica, de los que ha recogido una selección en dos volúmenes titulados como su programa, Sinfonía de la Mañana, y que se acompañan de 2 CDs con la música que ilustran los relatos. Dos libros que han tenido muy buena acogida.

Música clásica martín llade

Martín Llade no solo es escritor, también es un gran lector. Siempre tiene algún libro en las manos (si no tiene dos). Por eso nos hemos dirigido a él para que, como padre, nos recomiende un libro que se pueda compartir en familia, que atrape tanto a adultos como a niños. Y ésta ha sido su elección:

“Quisiera recomendar el Libro de la fantasía, del autor italiano Gianni Rodari, vinculado al universo infantil (obtuvo el premio Andersen). En 2020 se cumplió el centenario de su nacimiento. Falleció en 1980 y para entonces había conquistado millones de seguidores en el mundo, sobre todo por cuentos tan originales como Cuentos por teléfono, un libro de pequeñas historias que supuestamente un padre viajante cuenta a su hija cada noche desde la ciudad en la que le toca trabajar. Recuerdo que cuando estaba en 3º de EGB nos leyeron este libro y cada uno de nosotros tuvo que aprenderse una historia y contárselo al resto de la clase.   

El libro, publicado por Blackie Books, está muy bien, aunque hay una omisión importante, no están Cuentos para jugar, cuentos dotados cada uno con tres finales en los que el lector tiene que escoger uno de los finales y ver si ha coincidido con Rodari. A cambio, están El planeta de los árboles de navidad, Cuentos por teléfono, que ya he citado, Cuentos escritos a máquina, Érase dos veces el barón Lamberto y El juego de las 4 esquinas.

Libros para niños y adultos


El nivel de los cuentos varía. Cuentos por teléfono, son cuentos que pueden ser entendidos y disfrutados por niños de 5-7 años, en tanto que El juego de las 4 esquinas y Érase dos veces el barón Lamberto nos recuerdan por su surrealismo a ilustres colegas, como Italo Calvino o Dino Buzzati. De hecho, Érase dos veces el barón Lamberto es, sin duda alguna, un homenaje al vizconde demediado de Italo Calvino.

Un libro divertido e imaginativo

En estos cuentos se hace gala de un humor surrealista, que sin embargo, tiene una fuerte vocación social, Realiza además, una sátira de la sociedad de consumo, y también de los medios de comunicación, que en aquella época (años 60-70), por supuesto, no tenían el alcance que tienen ahora, pero ya hace interesantes disquisiciones sobre ellos. Me recuerdan a las tiras cómicas mudas de Quino, no al humor de Mafalda, sino a ese humor surrealista, que es una crítica de las diferencias sociales, establecidas por la sociedad del bienestar y del consumo, donde no a todos les alcanza a todos el mismo grado de bienestar. 

Es un libro divertido e imaginativo. Destacaría cuentos como el de Las vacas de Vipiteno, que se comen el arcoiris. A pesar de que parecen juegos ingenuos, podían haber dado pie perfectamente a historias de ciencia ficción de grandes realizadores especializados en el género.

El libro de la Fantasía, Gianni Rodari


También hay que destacar los juegos de palabras, como el de la palabra Torino. Rodari hacía rimas y versos, el premio Andersen lo obtuvo precisamente por uno de esos libros, y hay que decir que tenemos la suerte de que las adaptaciones españolas de estas rimas no sufren demasiado el trasvase a la lengua castellana.

No quiero dejar de recordar que Gianni Rodari, a pesar de su popularidad, fue excomulgado por el Vaticano, que en su momento consideró que estaba haciendo proselitismo comunista con los niños. Paradójicamente, era un ídolo en la Unión Soviética, donde todos los niños se sabían sus cuentos. Cuando fue a visitarla fue un auténtico acontecimiento, tanto es así, que la adaptación de su novela Cebollino, fue realizada en la URSS con dos películas que fueron una gran éxito”.


Foto de cabecera: Maël Balland / Pexels

Te gustará también