La pandemia de coronavirus covid-19 es un evento único con un gran impacto sanitario, social y económico. La mayoría de la gente predice que la vida no será la misma después de 2020, pero eventos impactantes han ocurrido antes, por ejemplo, los ataques del 11 de septiembre de 2001. 

El pánico desarrollado alrededor del COVID-19 es intenso, dadas las consecuencias reales de la enfermedad. Sin embargo, los especialistas explican que la reacción actual al COVID-19 es peor para la salud y el bienestar que la enfermedad en sí, en la mayoría de los casos. 

Max Portela Freire, psicólogo especialista en clínica y psicoterapeuta desde 1985, director de la Unidad de Drogodependencias en Cangas y autor de varios libros, entre ellos Breve guía para mejorar nuestra inteligencia emocional, nos da claves en esta entrevista, para controlar el miedo y atravesar esta situación de la manera más favorable para nosotros mismos. 


PREGUNTA: En momentos de dificultad como el actual, marcado por la pandemia ¿es normal sentir ansiedad?  

RESPUESTA: Totalmente normal. La ansiedad es una respuesta automática. Nos alerta, nos activa, para enfrentarnos con energía a un peligro. Tenemos un posible peligro de contagio. La función de la ansiedad, y de su hermano el miedo, es evitarlo. Nos sirven para tomar medidas de seguridad y estar mejor preparados. 

P: Ante la incertidumbre que representa el Covid-19  ¿cómo crees que se debe actuar para enfrentar y superar el miedo?

R: Siguiendo en lo posible con nuestras actividades. Ocuparnos en algo para no pre-ocuparnos tanto. Dejar de imaginar los peores escenarios. Solo alimentan el miedo. Hay que tener claras unas medidas de protección y centrarnos en lo que tenemos delante, no engordar la ansiedad dando vueltas a posibles peligros. 

El miedo es desagradable, perturbador, pero no es un peligro en si mismo. Negarlo, escaparle o alimentarlo con pensamientos catastrofistas, es peor.  Lo mejor es afrontarlo, reconocerlo. No es nuestro enemigo, es una sensación que pretende ayudarnos. Tenemos que seguir nuestra actividad, pero tomando precauciones. 

Max Portela Freire, psicólogo


P: En estos momentos es recomendable el distanciamiento, pero ¿es conveniente combatir la pandemia aislándose socialmente?

R: No. En absoluto. Tenemos suerte de poder seguir conectados manteniendo las distancias. Debemos acotar nuestra interacción física, pero mantener los contactos, especialmente los que nos hacen sentir mejor. Hablar de nuestros miedos los empequeñece. 

Otro tema son las medidas generales de aislamiento, cuanto más restrictivas más eficaces.


«Sería más preocupante no tener el mínimo temor y no tomar precauciones»


P: Es posible que haya personas confinadas a las que les invada la sensación de soledad. ¿Qué pueden hacer para combatirla?  ¿Podemos ayudar a las personas que están en cuarentena a sentirse mejor? 

R: Lo que venimos hablando. No tener tanto miedo al miedo. Usarlo para tomar medidas. Esta pandemia nos obliga a guardar las distancias y restringir la actividad. Pero no romper la comunicación. Nos afecta a todos, más a las personas más solas o menos conectadas, a los más mayores y vulnerables. Debemos evitar encerrarnos en nosotros mismos, compartir las preocupaciones con personas de confianza.

P: Los estudios demuestran que la tecnología puede ser perjudicial para nuestras relaciones, sin embargo, debido a las circunstancias, nos estamos apoyando en ella más que nunca ¿Cómo podemos beneficiarnos de ella sin caer en un mal uso o en una adicción?

R: En estos momentos la tecnología es una aliada. Pero como dices, es fácil caer en su mal uso. Hay que limitarla, con topes de uso diario, por ejemplo. Gestionar el aburrimiento sin recurrir a ella. Tenemos la lectura, el ejercicio, la música, la formación, los juegos de mesa. 

Hay que contrastar la desinformación de los mundos virtuales. Y evitar el engaño de los likes, diseñados para revisar las redes a todas horas y consumir publicidad. 

Algunos técnicas sencillas para reducir el uso de móviles son: no llevarlo siempre encima, tener un sitio para dejarlo. Poner de foto de pantalla la pregunta ¿te necesito? Utilizar el modo avión, modo silencio, o nocturno. Pasar horas sin móvil. Sincronización manual del correo. Eliminar apps. Llamar, mejor que enviar mensajes. Silenciar los grupos. Eliminar las notificaciones.


«Hay que hacer una lista de actividades que nos dan satisfacción y programarlas para hacer en el próximo mes o meses»


P: Finalmente, a modo de resumen, podrías resaltar qué estrategias nos van a  ayudar a combatir el estrés y nos van a hacer sentirnos mejor. 

R: Aceptar que es normal tener miedo o ansiedad. Estamos aterrizando en un mundo cambiado, con nuevas normas. Son emociones adaptativas si las mantenemos a raya. Nos preparan para escapar o luchar. Sería más preocupante no tener el mínimo temor, y no tomar precauciones.

Si se dispara la ansiedad, hay que usar técnicas de respiración, relajación, un baño caliente, ejercicio, una buena compañía. Dejar de alimentarla con pensamientos negativos. Y observar nuestras sensaciones corporales, aceptar, dejarnos sentir el miedo, la ansiedad, ayuda a reducirla.

Si todavía sigue alta, hay que detectar los pensamientos que la están provocando, lo que más nos asusta (me voy a contagiar, o a alguien), y aplicarle el aquí, el ahora y la razón. Comprobar si es real, si está pasando, averiguar y utilizar las medidas para enfrentarla (mantener distancia, no tocar nada, mascarilla).

Por último, hacer una lista de actividades que nos dan satisfacción, y programarlas para hacer en el próximo mes o meses. Incluyendo pequeñas actividades en los próximos días. 


Puedes seguir a Max Portela en su página web y en su cuenta de twitter



Si buscas recuperar tu calma en momentos de dificultad te sugerimos estas 7 sencillas técnicas que te ayudarán a recuperar tu paz interior


FOTO: Anthony Tran /UNSPLASH