Té verde para un bronceado más sano

Té verde para un bronceado más sano

Otro beneficio más para la salud que se añade a la creciente lista de efectos positivos del té verde: ayuda a la piel a ser más resistente frente a la radiación ultravioleta del sol y, por lo tanto, la protege contra el envejecimiento prematuro de la piel.

Todos conocemos los “superalimentos”, como el salmón y los arándanos. Si hubiera “superbebidas”, el té verde estaría en esa categoría por sus numerosos beneficios

Ahora, además sabemos que un extracto de 0,4% de té verde, aplicado durante un período de cinco semanas, tiene significativos efectos fotoprotectores, según ha demostrado un estudio. El té verde contiene abundantes catequinas, moléculas que pertenecen a la familia de los flavonoides. El tipo más abundante en el té verde se llama epigalocatequina galato (EGCG) y es el que proporciona protección solar.  Los investigadores sugieren que éste ejerce: “protección a largo plazo contra la inflamación de la quemadura y el daño producido por la radiación ultravioleta”

No sólo la aplicación tópica, también el consumo oral de té verde protege contra el daño producido por la radiación ultravioleta. Esto significa que cada vez que nos bebemos una taza de té verde, estamos recibiendo de alguna forma  protección solar.

Los flavonoides ECGC son, además, los responsables de las propiedades anti-envejecimiento del té verde. ECGC es capaz de retrasar el envejecimiento del colágeno por su mecanismo antioxidante.

En Corea, los investigadores aplicaron una concentración del 10% de EGCG a la piel humana envejecida con una frecuencia de tres veces por semana durante seis semanas y observaron como resultado un aumento del grosor epidérmico.

Así que, ya sabes, tómate cuando puedas una buena taza de té.  Y después de colar el té y tomártelo, no tires sus hojas, aplícatelas en el cuerpo. Tu piel te lo agradecerá.